¿Tiene el humus líquido las maravillosas propiedades del humus de lombriz?.

El humus líquido, es uno de los productos para la agricultura de los que más se está hablando en este momento. Muchos agricultores y profesionales del sector nos preguntan: ¿Es igual de bueno que el sólido? ¿Cuesta más? ¿Por qué funciona? ¿Cuál es la dosificación? Y un largo etc.

Abordaremos todas estas cuestiones en una serie de posts monográficos sobre el producto, empezando en esta primera entrega por una comparativa entre el humus de lombriz sólido y el líquido.

Vayamos por pasos:

¿Por qué el humus sólido es un buen producto?

En cualquier ecosistema existen una serie de microorganismos llamados descomponedores, responsables de transformar la materia orgánica residual en nutrientes aptos para las plantas. Es decir, cierran el ciclo de materia.

En el intestino de las lombrices (Eisenia phoetida) habitan miles de millones de este tipo de microorganismos descomponedores. Todo el alimento que ingiere la lombriz es procesada por ellos,  dando como resultado un abono natural de altísima calidad: el humus de lombriz.

Llegamos, por tanto, a una conclusión importante: la transformación que sucede en el interior de lombriz es microbiológica, no química. De hecho, el auténtico valor del humus de lombriz radica en la vida que contiene, no en su composición química. Éste es un concepto clave, ya que en agricultura tendemos a valorar los productos en función de su contenido en elementos como el nitrógeno, fósforo o potasio.

Al aplicar el humus en el cultivo, los microorganismos presentes en el producto colonizan el suelo y comienzan a degradar la materia orgánica y minerales existentes, permitiendo que la planta los tome. Es decir, “generan alimento” para el cultivo. Además, mejoran la estructura del suelo, lo que hace que se retenga más humedad y podamos ahorrar agua y protegen la raíz del ataque de hongos. Como resultado final, nuestro cultivo producirá frutos con más azúcar (más sabor), y mejorará la sanidad general de nuestra explotación.

Pero pasemos a hablar del humus líquido, y la pregunta clave:

¿Te interesa nuestra información?

Si es así, únete a más de 1000 personas y recibe información periódica que te ayudará a disfrutar de un cultivo más sano y eficaz.

¿es igual de beneficioso que el sólido?

La respuesta es sí, de hecho, es incluso mejor. El humus líquido de lombriz contiene todos microorganismos presentes en el sólido, y por tanto, los mismos beneficios mencionados anteriormente. Además contiene importantes nutrientes naturales que enriquecen el producto final.

Al ser líquido, se facilita enormemente su aplicación, y se reducen costes logísticos, lo que hace que el agricultor, con la misma inversión, pueda aplicar mucho más humus líquido que sólido a lo largo del año, multiplicando los beneficios.

El efecto del humus líquido es más visible y rápido que el del sólido debido a que los microorganismos penetran con más facilidad en el suelo y se reproducen con más rapidez.

En cultivos intensivos bajo abrigo, 120L/Ha al año de humus líquido son suficientes para mejorar la productividad y alargar la duración de la plantación. Se suele recomendar apoyar con fertilizaciones foliares con GREENFOL para un mayor efecto. En cultivos frutales, la dosificación varía entre 60 y 90 L/Ha y año en función del marco de plantación y las características del suelo.

En definitiva, tanto el humus sólido como el líquido son excelentes productos, pero éste último, por su facilidad de aplicación, menor coste, y efecto más rápido, constituye la mejor opción para el agricultor.

HUMUS LIQUIDO. Comparativa humus líquido y humus sólido
4.8 (96%) 15 votos